The secret of Skyfheim Español


#1

Historia fanfiction.

Los cuatro se encontraban esperando en una sala del palacio de la principal ciudad de Skyfheim.
-¿Cuanto más debemos esperar?- gruño Gormek.
-Calma.- le espeto Caedmon -Los antiguos de hielo ha sido comunidad cerrada al resto del continente desde eones, muy pocos hemos sido los afortunados extranjeros en conocer sus maravillas. Es normal que se tomen su tiempo en deliberar si dejarnos pasar.-
-Pues se podian dar prisa, que aqui hace frio.- dijo Gormek mientras se frotaba sus grandes manos.
-Habla por ti, a mi el frio no me afecta.- le dijo Sabina con una sonrisa.
-Y parece ser que al monje tampoco.- siguio hablando Gormek.
-Meditación, aunque es dificil meditar contigo quejandote todo el tiempo.- le dijo Joon, sin inmutarse de su sitio.
-¡Y que esperas, llevamos aqui horas y no nos ofrecen nada de comer! Ademas…- Gormek se callo al escuchar abrirse la puerta.
La imponente figura azul entro en la sala, caminando directamente hacia Caedmon. Gormek y Joon miraron directamente a la figura, ya que era la primera vez que veian a un antiguo de hielo. Sabina ni se inmuto habia combatido alguna vez contra ellos, pero habia sido hace mucho tiempo.
-Caedmon.- le llamo Magni, dandole un fuerte abrazo. -Te mande venir con un equipo, pero son bastante escandalosos. Me lo has puesto dificil para que los ancianos les deje entrar.-
-Por lo que me dijistes, es lógico reunir a los cinco poderes. Si es verdad, nos enfrentaremos a lo desconocido.- fue la respuesta de Caedmon.
-Si, puede ser. Tu eres quien a recorrido todo el continente de Corelia, por eso te llame para reclutar un equipo.- dijo Magni mientras se giraba hacia Gormek. -Ahora se les conducira a sus aposentos, descansen una hora y después se les llevará a cenar.- continuó Magni mientras reprochaba con la mirada a Gormek.
-¡Aleluya!- reia Gormek dando una palmada a Magni en el brazo. -¡Ves como no era tan dificil entendernos!- sonreia Gormek mientras seguia a un antiguo hasta su estancia.

Se encontraban los cinco en un comedor no demasiado grande, ni demasiado ceremonial. Mas bien era comedor demasiado rústico para lo que era el resto de la ciudad. Los ancianos no querian que los habitantes se enterasen que habia este grupo tan variopinto en la ciudad. Ademas su misión era secreta.
-Bueno, al menos esta callado mientras come.- dijo Sabina mientras miraba a Gormek. Gormek ni se inmuto, simplemente siguio engullendo aquel asado.
-¿Entonces?- y Caedmon miro a Magni.
-Entonces, mañana partimos hacia las ocultas ruinas de Skyfheim. Es un antiguo templo de mi raza, tan antiguo que ni siquiera los ancestros de los ancianos sabian para que servia. Parece ser que desde hace unos meses a empezado a emanar energia del templo. Los guardianes se niegan a entrar dicen que a veces escuchan ruidos extraños, como si algo quiese salir de alli. Ningún forastero a entrado alli, ni sabia de su existencia hasta ahora.- le contesto -Me gustaria que fueses tu el primer forastero en entrar detras mio. Me gustaban las historias de tus viajes. Y te conozco desde que era niño.-
-Sera un honor.- le contesto Caedmon mientras daba la mano a Magni.
-Si son tan antiguas, estoy deseosodo de entrar y aprender sus posibles secretos.- a Joon se le abrian los ojos.
-Cuidado con lo que deseas monje. Podrias arrepentirte.- dijo Sabina en tono burlón y empujaba su plato de la cena hacia Gormek.
Magni miro furiosamente a Sabina -Fue por ti la razón por la que los ancianos tardasen tiempo en decidirse si dejaros entrar.-
-Me alagas.- Sabina asintió con la cabeza.
Gormek acababa su quinto postre cuando el grupo decidia irse a dormir.

Partieron temprano y sin incidentes hasta que a media mañana Gormek empezo quejarse para parar a comer algo. El paisaje no variaba nada. Una llanura helada con sus montañas blancas al fondo y aunque el cielo azul dejaba ver el sol, este parecia no calentar. Pasaron la noche en un campamento de nomadas.
Aquellos nomadas era la primera vez que veían un extranjero y más cuatro extranjeros tan diferentes entre si. Aunque se les acogio con recelo, se les ofreció un banquete. Y mientras resto del grupo cuidaba de no ofender a sus anfitriones, Gormek se divertia jugando a espantar a los niños.
Por la mañana, el grupo se preparo y se abastecieron para varios dias a pesar de que las ruinas estaban a tan solo media jornada. Caedmon empezo a reir a carcajada limpia, cuando vio al salir de la tienda que los niños de la aldea estaban esperando para despedirse de Gormek.

Pasaron el resto del camino dirigiendose hacia las montañas heladas, pero no llegaron a ellas. Fue al mediodia cuando al llegar a un gran monticulo helado, Magni ordeno descabalgar -Aqui es.-
-Pues no veo ruina alguna.- dijo Gormek encogiendose de hombros.
Dos guardias de la raza de Magni aparecieron de detras de unos bloques de hielo.
Al girar por el bloque de hielo, vieron un hueco en él por el que entraron. Una vez dentro del bloque vieron que este era enorme, incluso habia una habitación para los caballos. Asi se les protegia del gelido viento y el campamento pasaba invisible a miradas indiscretas.
Magni empezo a hablarles -El templo se encuentra dentro del monticulo, aunque el templo mide ocho metros de alto. Mis ancestros lo fueron tapando con nieve y despues pulirla, para que el templo pasase invisible a ojos extranjeros.-
-Se nota cierta energia, pero me resulta familiar.- le contestó Caedmon.
Magni le miro sorprendido.
-Es una energia muy antigua.- Joon entro en la conversación -¿Y dices que empezo hace un par de meses?-
-Asi es.- le dijo Magni.
-Sea lo que sea, te aseguro que no proviene de ningún ser vivo o no muerto que yo conozca.- dijo Sabina tocando el hielo.
-Yo no noto nada. Pero sea lo que sea, mañana tendra que huir de nosotros.- dijo Gormek -¿Como hacemos las guardias?-
-Los guardianes del templo haran guardia por la noche por nosotros. Vamos a investigar un poco los alrededores. Y entraremos mañana.- contesto Magni.
El grupo paso el resto de la jornada investigando los alrededores y a pesar de la extraña energía, no notaron ni descubrieron nada mas. Al anochecer se metieron al bloque de hielo, a cenar y a descansar.

A mitad de la noche el suelo empezó a vibrar, la extraña energía aumento de intensidad y un extraño gemido salia del templo. El grupo entero se levanto de inmediato.
-¡Bien, somos un equipo de ataque directo! ¡Sea lo que sea, si sale del templo! ¡Atacad sin piedad y que no alcance a Sabina, ella nos tendra que sanar!- grito Caedmon.
El grupo aguardaba tensamente fuera del templo.
-Eso pasa casi todas los noches y algunas veces durante el dia.- dijo uno de los guardias que se habian situado detras de Sabina.
-¡Si fuese una cria de titan, espero que sea un gallo!- dijo Gormek.
-¿En serio, incluso ahora piensas en comer?- respondio Magni.
-No veo nada de malo en eso.- le dijo Gormek mientras apretaba su espadon con las manos.
De repente el suelo dejo vibrar, el extraño sonido ceso aunque quedaba restos de energia.
El grupo se quedo esperando afuera un rato más, después tanto Joon como Sabina estuvieron tocando el hielo que escondia el templo en busca de energias extrañas. Al no encontrar nada el grupo volvia a descansar.

Por la mañana el grupo se preparo para entrar en el templo. La fisura de entrada era casi imperceptible. Magni entro primero, Caedmon después, Joon iba tocando el hielo mientras entraba como si buscase algo.
-¡Oh, no me digas que te voy a tener que empujar!- dijo Sabina al ver que a Gormek le costaba entrar.
Y por ultimo entro Sabina.
El templo era en forma de U, con grandes columnas que lo sostenian. Las partes laterales eran pasillos sin paredes solo las columnas. La unica parte cerrada era la central, donde habia una gran doble puerta acabada en arco. El techo del hielo que ocultaba el templo habia sido pulido tan finamente que dejaba pasar la luz.
Los cinco se pusieron en formación mirando todo el templo, al no ver nada extraño fueron avanzando.
-Aqui se nota muchisima energia.- dijo Joon.
-Pero no es energia viva.- dijo Sabina.
-No, esto es energia residual.- concreto Caedmon -Y la e visto antes, pero no me acuerdo donde.-
Llegaron al doble portón de la parte central. Gormek y Magni empujaron la doble puerta, mientras los demas esperaban pegados a la pared.
Las puertas chirriaron y se abrieron, nada. Nada se movia dentro del templo, no se oia nada.
El grupo entro con cuidado agarrando sus armas por lo que podria pasar. El interior estaba compuesto por columnas como afuera. Aunque entre las columnas habia estatuas de seis metros de alto que representaban los ancestros de Magni. Eran algo mas mas estilizados que Magni y con menos musculos, portaban cascos y escudos dorados y lanzas de una y dos puntas y otras portaban tridentes.
-Estos son mis ancestros.- empezo Magni -La historia de mi pueblo cuenta que nosotros no somos originarios de Corelia, si no que provenimos de más alla del mar.-
El templo era iluminado gracias a unos bloques de hielo pulidos con forma concaba que reflejaba la luz.
-Creo que lo que buscamos es eso.- señalo Caedmon con su arma.
-¡No puede ser, eso es un portal!- dijo Joon -¿Tenias un portal y no dijisteis nada?-
-Nunca a funcionado.- aclaro Magni -Por eso mi pueblo acabo olvidandolo.-
-Pues es de hay de donde proviene la energia.- aseguro Caedmon -Y sea lo que sea lo que hay al otro lado quiere entrar, deberiamos averiguarlo.-
-Que yo sepa el Señor Oscuro tiene uno de esos portales, no creo que sea una buena idea.- dijo Sabina negando con la cabeza.
-¿El Señor Oscuro? Bien dejadle pasar, tengo cuentas pendientes con el.- se entusiasmo Gormek.
-Calma.- dijo Caedmon -Todos aqui tenemos cuentas pendientes con el Señor Oscuro, pero no creo que este portal lleve a el.-
-¿Como estas seguro?- dijo Sabina.
-Por que solo se a intentado abrir desde hace poco.- respondio Caedmon.
-¿Bien entonces ya esta, eso era todo?- dijo Magni -Ahora volveremos a la capital y yo informare a los ancianos.-
-Ya que estamos aqui. Deberiamos investigar como arreglar el portal e ir al otro lado.- le respondio Caedmon.
-¡No! Esto ya es asunto solo de mi pueblo.- le grito Magni.
-Mientras alla alguien al otro lado intentando abrirlo e portal seguira emanando energia y haciendo ruido. Asi solo conseguiras que lo descubran los guerreros de wilderfrost o algun gusano de hielo.- Caedmon miraba fijamente a Magni.
-Te e dicho que ahora intervendra mi pueblo.- dijo Magni.
-Estoy de acuerdo con él.- dijo Sabina -Que se las apañen ellos solos.-
-¡Ya esta!- grito euforicamente Joon cortando la discusión -¡Las piedras estan tan heladas, que por eso no dejan abrirse al portal!-
-¡Y asi seguira!- dijo Magni.
-¡Como se puede ser cabezota!- dijo Caedmon.
-¡Y tu tan irresponsable!- dijo Magni.
-¿Irresponsable? ¿Quien yo?- le espeto Caedmon.
-Esto…- dijo Sabina pero no la escuchaban.
-Si irresponsable por traer a mi pueblo a esa bruja oscura, a un santo coreliano y a esa otra cosa que no para de comer y no tiene educación alguna.- grito Magni a la cara de Caedmon.
-¡Tu me llamastes!- fue la respuesta de Caedmon.
-¡Basta!- el grito de Sabina se escucho en todo el templo y los dos se la quedaron mirando.
-Bien pues esto ya esta.- se escucho decir a Gormek desde el otro lado del templo que habia estado moviendo los trozos de hielo bajo las indicaciones de Joon para que la luz apuntara al portal.
El portal dio un destello y se abrio.
-¡Funciona!- gritaba Joon emocionado.
-Si, tienes razón.- dijo Caedmon a Magni -Quizas no debi traer al santo, pero ya que estamos.-
-Tu santo esta loco.- dijo Magni.
-Anda que os habria costado mucho ayudarme a mover los espejos.- dijo Gormek al pasar juntos a ellos.
-¿Y ahora que pensais hacer?- dijo Sabina pero al girarse vio que se habia quedado sola. Joon ya habia entrado seguido Gormek, Caedmon iba a entrar y Magni le cubria las espaldas.
-¡En serio, no creo que el santo sea el único loco de este grupo!- dijo Sabina.
-¡Vamos bruja! ¡No te quedes atras!- fueron las ultimas palabras de Magni antes de desaparecer por el portal.

La luz les cegaba los ojos. Poco a poco iban recuperando la visión.
Se encontraban en un templo igual que el de Skyfheim pero se encontraba totalmente derruido y estaba cubierto por enredaderas. La selva se habia comido la mayor parte del templo. Estaban pisando lo que antaño habia sido el techo y las estatuas estaban todas rotas y sin sus ornamentos de dorados. La humedad les asfixiava.
-Vale, esto si que es raro.- dijo Joon -Nunca habia visto un portal como este.- señalando el portal por el que habian entrado.
El portal no era redondo como el de Skyfheim si no pentagonal.
-Esta parte de la selva a sido desbrozada recientemente.- dijo Caedmon señalando los cortes que habia en plantas y arboles.
-Estoy seguro que ese sendero nos llevara hasta lo que quiera llegar a mi hogar.- dijo Magni.
-Debemos ir con cuidado, no reconozco esta selva.- dijo Caedmon.
-Ahora quereis ir con cuidado.- les reprocho Sabina sin olvidarse que casi la dejan atras cuando se abrio el portal.
-Cuidado o no, aqui debe de haber buena caza.- dijo Gormek.
Magni le miro de soslayo.
-¡En serio creo que e oido abrirse el portal!- escucharon una voz hueca.
-¡Tu deliras! Llevamos aqui meses intentandolo abrirlo y nada.- contesto una segunda voz.
-Zombies.- susurro Sabina.
Y los cinco se escondieron en lo que quedaba de las columnas.
-Pues yo te digo que e oido algo.- se escucho decir a la primera voz.
Los dos esqueletos se aproximaban al portal.
Sabina salio de su columna -¡Hola!-
Los dos esqueletos sacaron sus espadas.
-¡Quieta!- dijo el segundo esqueleto.
-Ves, como yo tenia razón.- le interrumpio el primero.
-Si. Vale, esta bien. Tenias razón, pero ahora tenemos que llevarla con el resto del grupo e interrogarla.- le dijo el segundo.
-¿Interrogarla? No ves que es una no muerta como nosotros. ¿Y si la a mandado el jefe?- le dijo el primero.
-Bueno entonces que nos siga al campamento.- dijo el segundo.
-¿Al campamento? ¿Y eso esta muy lejos?- pregunto Sabina.
-No, que va. Esta a unos quinientos metros.- dijo el primero.
-¿Y es muy grande el campamento?- pregunto Sabina.
-Lo sufiente para nuestra compañia. Cincuenta no muertos y un par de estegosaurios para mover las grandes rocas. Tal como dijo el jefe.- dijo el primero.
-¿Y que sabeis del jefe?- pregunto Sabina.
-Yo nada, solo…- empezo el primero.
-Oye. Tu haces muchas preguntas.- dijo el segundo.
-¡Gormek!- dijo Sabina.
-¿Que es un Gormgzzz?- dijo el primero miestras Gormek les cortaba la cabeza a los dos a la vez con su espadon.
-Te podias haber infriltado.- le dijo Joon.
-Bueno, si tantas ganas tienes. La proxima vez que vuelvan, lo puedes intentar tu.- fue la respuesta de Sabina.
-Has hecho bien.- la dijo Magni -Has conseguido bastante información.-
-Eso es verdad.- dijo Caedmon.
-Bien. Entonces vayamos a su campamento.- dijo Gormek.
-Esperaremos aqui a la noche.- dijo Caedmon -Si vamos al campamento nos encontraremos con cincuenta o cuarenta y ocho no muertos y dos estegoalgo. Mientras que si los esperamos aqui puede que vengan en grupos mas pequeños.-
-Tienes toda la razón.- dijo Magni.
-Yo ire a explorar, hacia el campamento.- dijo Caedmon metiendose entre la frondosa selva.
-¡Yo voy a investigar las ruinas!- dijo Joon.
-¡Pero no toques nada!- dijo Magni.
-¡Pues yo ire a cazar!- dijo Gormek.
-¡Tu tampoco toques nada y que no te vean!- le dijo Magni.
-Pues solo quedamos tu y yo.- le dijo Sabina -La gran bruja malvada y el gran guerrero de Skyfheim.- siguio Sabina en tono burlón.
-Créeme. Ahora mismo prefiero estar acompañado por una bruja malvada que por un santo loco!- fue la respuesta de Magni -Me ayudas a ir preparando el sitio para la emboscada de esta noche.-

Un par de horas después Caedmon volvio a aparecer de entre la selva. Los cuatro le esperaban en el templo.
-Los esqueletos tenian razón. Hay un campamento mas adelante entre lo que parece las ruinas de una ciudad con cuarenta y ocho esqueletos más y dos bichos verdes enormes que caminan a cuatro patas.- dijo Caedmon.
-Los estegosaurios.- intervino Sabina.
-¿Y que quieres hacer?- dijo Magni.
-Esperaremos. Se estaban preparando un grupo de catorce esqueletos y un estegosaurio para venir aqui.- dijo Caedmon.
-Sera fácil, no parecian muy fuertes.- dijo Gormek.-
-No te confies.- le dijo Caedmon -Ese estegosaurio les da fuerzas. Lo que podrian ser catorce esqueletos, podrian luchar como ventiocho.-
-Bien entonces les emboscaremos aqui.- dijo Magni.
-Si, esa es la parte sencilla.- dijo Caedmon.
-¿Hay más?- le miro Magni.
-Por desgracia. Después tendremos que actuar rapido y atacar su campamento. No queremos que el ruido de la batalla de aqui, les avise y puedan huir a pedir refuerzos.- dijo Caedmon.
-¡Esta noche promete!- se entusiasmaba Gormek.
-Calma. El problema es que dentro de su campamento hay una cienaga venenosa que podria debilitarnos lentamente.- siguio Caedmon.
-De eso me encargo yo.- dijo Sabina.
-¿Y por aqui habeis descubierto algo?- pregunto Caedmon.
-Hay buena caza. Pero este no me deja hacer fuego.- dijo Gormek señalando a Magni.
-No. Lo que no quiero es que delates nuestra posición.- contesto Magni.
-Parece ser que los ancestros de Magni estuvieron aqui hace mucho tiempo, tal vez estaban explorando estas tierras.- dijo Joon.
-Eso es intetesante.- dijo Caedmon -Puede ser que provenga de hay el rumor de que los antiguos de hielo no eran corelianos.-
-A mi me da igual. Solo quiero que esos esqueletos no lleguen a Skyfheim.- aclaro Magni.

La noche habia caido y el grupo esperaba escondido. Como Caedmon habia dicho un grupo de catorce esqueletos aparecio, llevaban el estegosaurio en el medio. El grupo aferraban fuertemente sus armas, todos menos Sabina que esperaba las orden de Magni.
De repente el suelo se abrio bajo los pies de cinco esqueletos que se precipitaron al vacio.
Gormek salio desde atras con una rafaga rojiza llevandose consigo a tres esqueletos. El estegosaurio empezo a agitar su cuerpo.
-¡Joon!- dijo Caedmon.
Joon salió de una columna apuntando con su alabarda al estegosaurio, dos esqueletos se le acercaban con sus espadas en alto. Fueron interceptados por Caedmon que luchaba contra los dos.
Con el campo libre Joon disparo su rayo solar contra el estegosaurio que todavia agitaba su cuerpo. El rayo solar le impacto de lleno haciendo retroceder al estegosaurio. Magni le hizo la señal a Sabina y esta jalo de unas lianas dos enormes troncos cayeron balanceadonse desde los lados golpeando al estegosaurio en el estomago dejandolo sin aire. Magni salio corriendo y salto sobre el estegosaurio clavandole en la cabeza su enorme espada de doble empuñadura. Joon se habia unido a Caedmon en la lucha. Gormek habia continuado llevandose por delante todo lo que podia y Sabina habia ido a rematar a los cinco esqueletos que habian caido al agujero. En un par de minutos la batalla habia acabado.
Los cinco se quedaron inmoviles escuchando la selva. Después de un par de minutos, hablo Caedmon -Creo que no nos han escuchado desde su campamento.-
-Eso facilita las cosas.- dijo Magni.
-Alli sera más difícil.- dijo Caedmon.
-Mirad lo que llevaban.- dijo Joon, enseñando un tridente que habia quitado a uno de los esqueletos.
-Parece de mis ancestros.- dijo Magni.
-Escondelo debajo de esas ramas caidas de hay.- le insto Caedmon.
-Si. No hagamos esperar al resto.- dijo Gormek balanceando su espadon.
-Si vamos. Antes de que se den cuenta de que algo sucede.- reafirmo Caedmon.
Los cinco empezaron a andar el sendero.
De repente Magni se giro hacia Sabina
-Recuerda que tu vas la ultima. Todos dependemos de ti.-
Y prosiguieron su marcha.

Llegaron al campamento de los esqueletos, como habia dicho Caedmon se encontraba entre lo que parecia las ruinas de unas ciudad. Habia treinta y cuatro esqueletos y un estegosaurio. Gormek se metio entre las sombras de la selva y desaparecio. Esperaron un buen tiempo. Y Gormek volvio a aparecer entre las ruinas de la ciudad, era el momento. Magni dio un grito y salio por el sendero, los esqueletos al verle corrieron a coger a coger sus armas. Detras de Magni iban Caedmon y Joon separados entre si por cinco metros. Sus armas daban un radio mayor tanto de ataque como de defensa para Sabina. Y Sabina iba la ultima si algún esqueleto lograba pasar las lineas de Magni y de Caedmon y Joon, no la preocupaba. Al fin y al cabo ella tambien era muy buena con la espada.
Los esqueletos iban en linea de a cinco, ya que las ruinas no les permitian ensancharse más. Magni empezó a dar mandobles, a cada mandoble caia un esqueleto. Aún asi algunos esqueletos conseguian pasar hacia Caedmon y Joon. Gormek salio de su escondite rompiendo por el medio de las filas de los esqueletos.
Caedmon y Joon luchaban ferozmente para evitar que ningun esqueleto llegase hasta Sabina. La batalla estaba siendo dura y el veneno de la cienaga, les estaba debilitando y hacia que cada pequeño corte escociese como fuego. El estegosaurio empezo a agitarse.
Joon apunto con su alabarda y disparó su rayo solar, pero este dio en un esqueleto que se interpuso desintegrandolo al instante. De repente los esqueletos atacaron más fuerte. A Gormek le costaba mucho moverse. Mas esqueletos pasaban la defensa de Magni. Caedmon y Joon se estaban viendo rodeados. Un resplandor oscuro invadio los cuerpos del grupo. Sabina habia lanzado su hechizo de curación y habia eliminado la fuerza extra de los esqueletos. Caedmon disparo su rayo verde contra un esqueleto que iba a atacar a Magni por la espalda. Sabina se habia unido a la linea de Caedmon y Jonn, luchando con ellos. Gormek lanzo un destello rojo contra el estegosaurio y los esqueletos que habia a su lado, abriendo asi el camino a Magni. El sello de Magni se abrio lanzado asi un fuerte rayo azul que acabo con la vida del estegosaurio.
Sabina volvio a lanzar su hechizo protegiendolos contra el veneno de la cienaga. Los cinco poco a poco se juntando acabando contra los esqueletos restantes.
-Pues no ha sido tan divertido como pensaba.- dijo Gormek.
-Volvamos a las ruinas y salgamos de este venenoso aire.- dijo Caedmon.
-Descansemos allí y mañana continuaremos explorando.- acabo Magni.
Salieron rapidamente del campamento y se dirigieron al templo. Ya en el templo fue Caedmon el primero en notar algo extraño
-Chitsss.- dijo. Pero ya era tarde un rayo azul salio de los arboles impactando en el pecho de Magni, tumbandolo al suelo.

Magni se encotraba sentado contra una roca. Sabina estaba de rodillas junto a él juntado energias para sanarle, aunque la herida no parecia muy grave. Y Joon se encotraba de pie protegiendolos por si algo se atrevia a atacar.
El atacante de Magni corria por la selva huyendo de sus perseguidores. No sabia quienes eran, pero una cosa la tenia bien clara. Haría cualquier cosa para proteger su hogar y sabia que podria huir facilmente y despues pedir refuerzos para exterminar a los intrusos. Pero no lo vio venir. Una rafaga roja paso por su lado.
-Que mala punteria.- penso para si mismo.
Pero la rafaga habia alcanzado a siete arboles que habia a su derecha, y estos empezaron a caer hacia él. Dio un salto hacia atras para esquivar los árboles pero no vio el rayo verde que le alcanzó en el costado. Lo siguiente que vio fue la empuñadura de la espada de ese grotesco ser rojo. Y se hizo la oscuridad.

Magni se levantó con dolores y se dirigió hacia Caedmon y Gormek. Este ultimo portaba un ser en sus hombros.
-No te enfades conmigo.- le dijo Gormek a Magni -Y recuerda que él empezo primero.-
-¿Porqué iba a enfadarme?- dijo Magni temiendo la respuesta.
-No te lo vas a crees.- le dijo Caedmon a Magni y se giro hacia Gormek -Gormek dejalo en el suelo, pero despacito.-
Gormek obedecio de mala gana.
Magni, Joon y Sabina se quedaron estupefactos.
-Eso es…- balbuceaba Joon.
-¡Hemos cazado a un ancestro de Magni!- acabo diciendo Gormek.
Sabina estaba atendiendo las heridas del ser, cuando este despertó. De inmediato Magni le puso la espada al cuello.
-No se si eres o no uno de mis ancestros. Pero en mi tribu saludamos a los extraños cordialmente.- dijo Magni al ser.
-Que raro. No recuerdo haber sido recibido de tal forma.- se escuchaba decir a Gormek.
El ser empezo a hablar -Para mi solo sois unos extraños que podrian atacar mi hogar. Ademas desde lejos pareces un demonio que quiere imitarnos para entrar en la ciudad.-
Caedmon interrumpio -¿En que parte de Corelia estamos? No la reconozco.-
-¿Corelia? ¿Que es eso?- dijo el ser -Esto es Atlantis.-
-Mira.- le dijo Sabina -Nosotros venimos de ese portal, por que alguien de este lado queria abrirle. Y resulta que el otro lado del portal da al pueblo de mi querido amigo azul aqui presente. Y mi querido azul y tu os pareceis mucho.-
El ser abrio los ojos y se quedo mirando a Magni. -Desatadme por favor.- Su tono de voz habia cambiado.
Magni le desató.
-Soy Tritón, capitán de Atlantis. Os pido disculpas.- dijo Tritón.
-Yo soy Magni, un antiguo del hielo.- le respondio Magni.
-Asi que hielo. ¡Entonces pudisteis sobrevivir!- exclamo Tritón.
-¿Sobrevivir? ¿De que hablas?- pregunto Magni.
-Si al otro lado del portal se encuentra tu pueblo, entonces debeis de ser la tribu perdida de Atlantis.- dijo Tritón.
-¿La tribu perdida de Atlantis?- dijo Magni.
-Verás los tritones nos dividimos por tribus. Y hace muchos siglos aqui vivian una tribu. Esa tribu era peculiar por que la gustaba interactuar con humanos. La escombros donde habeis atacado a los esqueletos era su ciudad, pero se encontraba bajo el agua y el templo se encontraba en la playa. En una posición donde con la marea baja podian entrar humanos y tritones y con la marea alta solo podian entrar los tritones. Hace muchos siglos un gran terremoto azoto Atlantis sacando para siempre tanto el templo como la ciudad del agua. Cuando las otras tribus llegaron aqui encontraron la ciudad desierta. No habia sobrevivientes pero tampoco cadaveres. Se penso que podian haber escapado por el portal, pero este habia sido destruido.- dijo Tritón.
-De hecho el portal parece haber sido reconstruido.- dijo Joon.
-Debieron ser los esqueletos.- dijo Caedmon.
Los seis se disponian a descansar un poco habia sido una jornada muy larga y con muchas sorpresas. Gormek aparecio con una docena de guacamayos dorados.
-No veas como atacan, pero parecen tener buena carne.- dijo.
Tritón paso el dia contestando todas las preguntas sobre Atlantis de los cinco amigos y a la vez, ellos contestaron todas sus preguntas sobre Corelia.
-Veras.- dijo Magni -Actualmente nuestro portal se encuentra lejos de la ciudad a casi dos dias de camino. Y la guerra con el Señor Oscuro no nos deja muchos movimientos pero mandaré más efectivos a defender nuestro portal.-
-¡Ya! Por desgracia nosotros tampoco estamos en paz ahora mismo.- le dijo Tritón mientras se levantaba.
Tritón se acerco al portal, paso la mano por el suelo y encontro lo que buscaba. Metio la parte más fina de su tridente en un agujero que habia en el suelo y lo giro hacia la izquierda. El portal se abrió. Luego metio todavia mas su tridente en el suelo y le dio una vuelta completa hacia la derecha. El suelo empezó a temblar.
-¡Daos prisa el portal se destruira en breve!- dijo Tritón.
Los cinco se levantaron rapidamente.
-Rapido vamos al portal.- dijo Caedmon que se dirigio el primero hacia el portal, Sabina iba detras de él. Gormek fue a la hoguera a recoger a recoger los guacamayos que quedaban.
-¿No te importara que me lleve esto?- pregunto Gormek a Tritón mientras se dirigia al portal, Magni no pudo evitar sonreir. Joon habia ido a recoger una brazada de ramas, Tritón se quedo extrañado.
-¡Cosas de santos! Ni yo lo entiendo.- le dijo Magni a Tritón mientras Joon pasaba por el portal.
-Lo siento.- gritaba Tritón a Magni -Sabes que no hay otra manera de proteger a nuestros pueblos.-
-Lo se.- dijo Magni -Y yo habria hecho lo mismo.- Magni entro por el portal.
El portal acabo colapsandose y exploto.
Tritón se quedo un rato ahí pensando y después él también marchó para su hogar.

Los cinco habian pasado descansando una semana en la capital de Skyfheim. Aunque los amcianos les habian seguido escondido del resto de la población.
-Gormek.- dijo Magni -Va a empezar la temporada de caza de los gusanos de hielo. Estoy seguro de que te gustara.-
-Lo siento.- dijo Gormek -Me voy con Joon a un templo donde dicen que hay un portal misterioso pero que no funciona.-
-Joon.- le abrazo Magni.
-Ya sabes, llamame cuando encuentres más ruinas antiguas.- le dijo Joon.
-La malvada bruja.- sonrio Magni.
-No. Yo odio los gusanos. Y ya e estado demasiado tiempo lejos de mi amado.- dijo Sabina devolviendole la sonrisa.
-Viejo amigo.- Magni dio un fuerte abrazo a Caedmon.
-Tengo que partir hacia Corelia e recordado que tengo algo que hacer. Pero creo que no tardaremos mucho en reencontrarnos.- le dijo Caedmon.

Habian pasado un par de meses desde que Magni y el grupo habian salido del templo.
Y otra vez Magni estaba allí. Desenvolvio de entre unas pieles el tridente que Joon se trajo de Atlantis entre unas ramas. Busco en el suelo y encontro el agujero. Introdujo la parte fina del tridente en el agujero y giro hacia la izquierda. Como vio hacerlo a Tritón, pero el portal no se abrió.
Entonces intrudujo más el tridente y dio una vuelta completa hacia la derecha. El suelo empezó a temblar. Saco el tridente y se dirigio a la salida del templo. Magni salia del templo justo cuando la explosión del portal derrumbaba la bóveda de hielo que tantos siglos habia protegido el templo.
Magni y los dos guardias montaron sus caballos, los tres se dirigian a la capital de Skyfheim. Solo que el después continuaria a la capital de Corelia ya que habia sido nombrado representante de los antiguos de hielo en la corte coreliana.
Ademas Caedmon le habia escrito diciendole que en Corelia habian encontrado otro portal que llevaba a Atlantis.



E&P Fanfiction Library - an index of short stories, poetry and fiction
#2

This finished although I think that this time it would cost me a lot to translate it into English @Rook


#3

Heh. If I translated it, it would be a rotten Google Translate version. Sometimes they are good, and sometimes laughable. Lol


#4

@Danityjo is still unable to translate into English


#5

¿Qué?
¿Por qué me piden?